SUSCRÍBETE y síguenos en tu correo eléctrónico.

martes, 19 de marzo de 2013

FIESTA DE LA ASOCIACIÓN


Ahí os dejamos unas fotos del refresco que nos hemos tomado hoy para celebrar que ES NUESTRA FIESTA.





  Después de la misa celebrada por nuestro párroco D. Javier Vidal, hemos estado juntos alrededor de un vaso de vino, una tortilla y cosas que picar, también nos acompañó en el centro el Sr. Alcalde: nuestro Javier Calvo, al que agradecemos que se haya acercado a compatir con nosotros  este ratito de alegría. Para el próximo año os esperamos también a todos los amigos de internet.

 Esta tarde seguiremos con la fiesta, la partida de cartas habituales, una película y otro vasillo con algo de embutido.

  Mañana día 20 acabamos el taller de Nutrición y longevidad, por lo que hoy aplicaremos lo que nos ha enseñado Angela Niño y no nos pasaremos con el Colesterol.

Gracias por celebrar la fiesta con nosotros.

viernes, 15 de marzo de 2013

Fiesta de la Asociación 19 Marzo

El póximo martes os invitamos a celebrar con nosotros la fiesta de al asociación.
Este año al caer en martes el programa es un poco más limitado, pero ya estamos trabajando en neuvas activiades para esta primavera.

   * 13:00 Misa en la parroquia.
   * 13:30 Refresco comunitario en la sede de la asociación .

Os invitamos a todos, autoridades, miembros de la asociación y todos los que querais pasar un rato agradable con nosotros mientras nos tomamos un vino de la tierra y unos aperitivos que con todo el cariño prepararemos.



Os esperamos a todos.

viernes, 1 de marzo de 2013


LOS LÍMITES DE LA ESPERANZA DE VIDA

No se sabe lo que viviremos: “Los 72 años de ahora son los 30 de antes”.  articulo del elconfidencial.com

La esperanza de vida de las personas ha aumentado más durante el último siglo que en los dos mil años anteriores, según recogen los indicadores demográficos. Comparativamente, los 72 años de ahora son los 30 de hace dos milenios, según han concluido los investigadores del Instituto alemán Max Planck de Demográfica en un estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States.
La diferencia de estos 42 años se ha producido en tan solo cuatro generaciones; el mismo tiempo en el que la mortalidad infantil se ha reducido en un 200%. El equipo de investigadores dirigido por Oskar Burge cruzó los datos de mortalidad de las poblaciones modernas de cazadores-recolectores (cuyas historias de vida son similares a las de las generaciones del pasado) con las del último siglo para poder precisar el contexto evolutivo de la reciente caída de la mortalidad humana.
“Comparamos las probabilidades anuales de mortalidad en las dos naciones que tienen actualmente el mayor índice de longevidad, Japón y Suecia, con poblaciones de cazadores-recolectores. Los datos de estos últimos los utilizamos como patrón típico o promedio de supervivencia de nuestro pasado evolutivo humano antes de la revolución agrícola y preindustrial”, según declaró Burge a la agencia SINC. Los individuos aborígenes pertenecían a grupos como los hadza de Tanzania, los Kung de Sudáfrica o los Agta de Filipinas. 
El objetivo del equipo de investigadores era saber cuánto se había alejado la población más longeva en la actualidad de los patrones de mortalidad humana típicos. Para ello compararon las curvas de mortalidad para cada población y analizaron la media de edad a la que había mayor probabilidad de fallecimiento. El resultado obtenido fue que los cazadores-recolectores a la edad de 30 años tenían la misma probabilidad de morir que los japoneses a los 72 años.
¿Dónde está el límite de la longevidad?
La información sobre los pueblos cazadores-recolectores fue recogida por antropólogos que realizaron un preciso estudio de campo al irse a vivir directamente con estas poblaciones. “Nuestros estudios indican que la media de mortalidad de las comunidades ancestrales está más cerca de los chimpancés, nuestros parientes más cercanos, que de los seres humanos de algunos países industrializados”, apunta la investigación.
Las conclusiones del estudio ponen de relieve que la capacidad de las personas para prolongar su vida no tiene precedentes, lo que sugiere que la disminución de la mortalidad no se debe a las modificaciones genéticas, sino a otros factores ambientales. Pese a ello, los científicos señalan que todavía es necesario seguir investigando para entender qué hace que la mortalidad humana sea tan maleable.
“Todo lo que sabemos es que los intentos anteriores para estimar el límite de la esperanza de vida humana han fracasado. La longevidad no va a seguir creciendo al ritmo actual para siempre, pero hasta qué edad se elevará sigue siendo una cuestión abierta”, concluye Burger. Los autores comparan sus resultados en el aumento de la longevidad humana con los de otros estudios previos realizados con moscas de laboratorio seleccionadas y criadas para que viviesen más tiempo.